El matrimonio entre una persona de 88 años con una 30 años es considerada válida para inmigración

Nuestro Blog

El matrimonio entre una persona de 88 años con una 30 años es considerada válida para inmigración

Eso es exactamente lo que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) decidió hace un par de semanas en uno de nuestros casos. Debo admitir que cuando esta pareja inicialmente vino a verme yo estaba totalmente desconfiado y pesimista. Les realicé más preguntas y pedí más documentos  de lo que normalmente lo haría. Necesitaba saber por mí mismo que se trataba de un buen matrimonio. Necesitaba saber que la peticionaria (adulto mayor) no estaba se estaba aprovechado de la situación.

También quería estar seguro de que iba a traer a un caso de matrimonio auténtico al USCIS, después de todo tengo una excelente reputación y me esfuerzo por mantenerla así.

Incluso después de que yo estaba convencido de que se trataba de un matrimonio verdadero yo sabía que el caso presentaba un gran desafío. Sin embargo, aun así tuvimos que convencer a un oficial inmigración que este matrimonio no era simplemente para obtener beneficios de inmigración. No sólo había una diferencia de edad de 58 años, sino también la diferencia de religión ya que el beneficiario era musulmán y la peticionaria era cristiana. Las expectativas mías y de mis clientes no eran muy altas.

Preparé a mis clientes a fondo para su entrevista y me aseguré de que tenían documentación suficiente para superar lo que yo sabía que iba a ser un reto de entrevista  y un certero  seguimiento del caso. Después de esperar unos meses para que el USCIS pueda completar su investigación, mis clientes recibieron las notificaciones de aprobación hace un par de semanas.


Las leyes de inmigración no definen con precisión lo que un buen matrimonio es o no es. La jurisprudencia de inmigración, que ha evolucionado lentamente a lo largo de los años, se le puede reducir a la simple proposición de que el matrimonio debe ser legalmente válido, lo que significa que debe ser conforme a las leyes en donde fue realizado, y también no debe ser contrario a la política pública de EE.UU. Así, por ejemplo, un matrimonio puede ser legalmente válido en la jurisdicción donde se llevó a cabo, pero puede estar en contra de la política pública de EE.UU. (es decir, el matrimonio con un niño, o el matrimonio polígamo), y por lo tanto, no sería aceptada por motivos de inmigración. Aparte de eso, el único requisito es que las partes no pueden contraer matrimonio "únicamente " con el propósito de evadir las leyes de inmigración, o la obtención de un beneficio de inmigración (es decir, la condición de residente permanente legal). Los matrimonios con fines de inmigración se refieren a menudo como "farsa" o "matrimonios fraudulentos". En la evaluación de la legitimidad de un matrimonio, el USCIS tiene la difícil tarea de determinar las intenciones de las partes. Por lo general, se verá si la pareja se mantienen a sí mismos como marido y mujer, si viven juntos, si tienen bienes juntos, y si hay hijos procreados en el matrimonio. Por supuesto, las diferencias de edad, las barreras lingüísticas, las diferencias religiosas son factores que pueden entrar en juego en un caso cerrado. En última instancia, es la peticionaria quien debe probar que la pareja tenía la intención de establecer una vida junta en el momento de su matrimonio.


Cuando las partes son recién casados, como en este caso, por lo general no tienen muchas piezas de evidencia para mostrar que han establecido una vida juntos, puede que no haya niños ni bienes conjuntos. En estas situaciones, el USCIS puede sospechar fraude. Además, el hecho de que hay una gran discrepancia de edades, las diferencias culturales, religiosas y lingüísticas sirvieron para aún más elevar la cuestión del fraude.


Cuando es el momento para la entrevista en un caso de matrimonio difícil, preparar a fondo a los clientes es esencial. Eso es exactamente lo que hicimos. Un buen punto de partida es revisar los documentos necesarios para la entrevista para demostrar que el matrimonio es auténtico. Estos documentos suelen incluir evidencia de una vida compartida juntos, las finanzas combinadas, propiedades, y la residencia común. Documentos de la vida compartidos pueden incluir partidas de nacimiento de los niños, tickets de los viajes que realizan juntos. Documentos financieros combinados pueden incluir declaraciones de impuestos conjunta, estados de cuenta bancarios, estados de cuenta de tarjetas de crédito, y las pólizas de seguros (salud, automóvil, vida, dental, visión). Documentos de propiedad pueden incluir alquiler, arrendamiento o acuerdos de compra, escrituras, declaraciones de la hipoteca y los documentos de cierre bienes raíces. Documentos de residencia comunes suelen incluir facturas de servicios públicos y teléfono, documentos de propiedad personal, como títulos de automóviles o recibos de compra de muebles. Las fotografías también son esenciales, y deben mostrar las partes durante un período de tiempo, incluyendo las citas, la ceremonia de la boda, la luna de miel, en su residencia, fiestas y cumpleaños, y en los viajes.


En los casos difíciles, con poca documentación antes mencionada, las partes también deben conseguir declaraciones juradas de personas que los conocen como una pareja casada, lo que demuestra la validez del matrimonio, describiendo el cortejo de las partes, ceremonia de boda, la residencia compartida y experiencias entre otros.
Las cuestiones de fraude o de matrimonio simulado normalmente surgen en el contexto de una entrevista que el USCIS requiere de las partes. Una vez más, la preparación es crucial. Durante la entrevista, el oficial de inmigración separó a las partes e hizo a cado uno de ellos una serie de preguntas personales. Por ejemplo, ¿su cónyuge tiene alguna cicatriz oculta, marcas de nacimiento o tatuajes? Si es así lo describen y su ubicación. Cuando el otro es traído de nuevo a la entrevista se le hace las mismas preguntas. La noción general aquí es que si se trata de un matrimonio genuino las respuestas serán las mismas.


Yo sabía que nuestro caso sería sometido a un escrutinio adicional. Los casos en que se sospecha fraude de matrimonio por lo general se referirá a un oficial o especialista en la detección del fraude y a la Unidad de Seguridad Nacional. Dichos funcionarios pueden llevar a cabo extensas investigaciones que incluyen la examen exhaustivo de los datos, los controles en las bases de datos policiales, las bases de datos de monitoreo de crédito y los chequeos en las cuentas de Facebook. Las investigaciones de campo también se pueden pedir. Durante una investigación de campo un investigador entrenado del USCIS hará una visita sorpresa a la casa de la pareja, los empleadores, y el vecindario. Ellos hablarán con los vecinos y compañeros de trabajo. Eso es exactamente lo que ocurre en nuestro caso.


Si después de la entrevista y la investigación o USCIS campo todavía no está convencido de que el matrimonio es un matrimonio real entonces luego emitirá una "notificación de intención de negar la petición de visa. " El cónyuge solicitante (y no el beneficiario) tendrán sólo 30 días para responder con pruebas adicionales. La no presentación de esta respuesta a tiempo resultará en una negación. En nuestro caso nos anticipamos a la notificación y pudimos prepararnos con antelación.


Porque entendemos el proceso hemos sido capaces de explicarles a nuestros clientes. Cada paso del camino estuvimos preparados. El resultado fue la aprobación de un caso de matrimonio entre un musulmán y una cristiana en el cual  las partes tenían una diferencia de edad de 58 años.

publicado en: 04.03.14

por: Roberto Gonzalez